lunes, 4 de julio de 2011

Es muy duro hacer deporte

Hacer deporte es bueno para ejercitar el corazón, liberar endorfinas y de paso lucir mejor cuerpo, estoy de acuerdo en todo pero sinceramente por qué diablos cuesta tanto hacerlo. Es una lástima que tareas tan dignas como una tarde de compras o unas cañitas con las amigas no supongan los mismos beneficios, de hecho yo creo que se liberan mas endorfinas que corriendo campo a través, aunque si que es verdad que los efectos colaterales no son iguales cuando nos miramos al espejo.

A mi personalmente me cuesta mucho, admiro a esas mujeres que se arman la bolsa de deporte a  primera hora de la mañana porque no lo he hecho nunca. A la hora que voy yo ya está el típico grupo de aficcionados a hacer pesas, todos ellos con brazos como jamones y bronceados, vergüenza me da ponerme al lado con mis bracillos de Betty Spaguetti y mi blanco natural, pero allá voy a hacer mis ejercicios de pesas, esas mismas que ellos levantan con un dedo.

El otro motivo de vergüenza en el gimnasio es lo horrorosa que me pongo cuando llevo un rato de esfuerzo físico,  en mi caso procuro ir sin maquillaje y se me pone la cara de un color rojo tomate al punto para hacer pisto que creo que no es la mas adecuada para que me invite George Clooney a un Nespreso. Desde luego en esas condiciones y en ese gimnasio no encuentro ni a mi principe azul ni a mi rana verde  tampoco.

A pesar de mis quejas, es verdad que en el ultimo año me siento mejor y me veo mejor pero a pesar de todo aun espero con anhelo que la ciencia avance lo suficiente y que invente alguna pastilla mágica que supla todo el esfuerzo de ir al gimnasio y similares, eso y que de paso hagan realidad la teletransportación.

2 comentarios: